Casa Guarnón | Fresneda & Zamora | Estudio de Arquitectura en Granada
52032
portfolio_page-template-default,single,single-portfolio_page,postid-52032,qode-core-1.0.1,ajax_leftright,page_not_loaded,,capri-ver-1.2.1, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,grid_1200,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.2,vc_responsive

Casa Guarnón

¿Cómo enfrentarse a la construcción de una casa con un pequeño solar enclaustrado entre medianeras, cuya única fachada queda orientada a norte? Este es el punto de partida de un proyecto que, debido a su compleja respuesta, se basa en premisas sencillas. El proyecto empieza dialogando con la tradición: Surge la idea de construir una casa patio con carácter y lenguaje contemporáneo. La centralidad de esta tipología de vivienda permite la permeabilidad del espacio y de la luz, regalando una sensación de amplitud que contrasta con las dimensiones originales del solar. El patio adquiere su carácter contemporáneo gracias a los materiales elegidos, hormigón y caña, que se sirven de la luz para tamizar sus texturas y materialidad.

La casa queda embutida en el terreno, y esta se convierte en un gran volumen que sirve para la contención de las tierras. Este cuerpo de contenciones alberga dos programas que pueden funcionar de modo independiente.

Por una parte, el programa de vivienda principal, que se desarrolla en las plantas primera, segunda y tercera del proyecto. Las escaleras y el patio se convierten en los protagonistas de estos espacios. El vacío interior genera fachadas que se horadan en múltiples puntos para dejar pasar la luz, sin que estas estancias pierdan su intimidad a la calle. La escalera aparece como un elemento escultórico y vertebrador de los distintos espacios. Así, patio y escalera vinculan espacial y perceptualmente la casa.

Por otra parte, aparece un volumen más ligado a lo tectónico, al cobijo que ofrece la penumbra. Este volumen se destina a las zonas de almacenaje de la vivienda, así como a recibidor y casa de invitados. El contraste entre las dos partes se hace visible por como brota la luz de los techos, que se filtra gracias a los lucernarios en doble altura. Se consigue habitar un sótano sin consciencia de estar en uno, y, mientras los inquilinos disfrutan de su casa patio, los invitados gozan de otra vivienda tan Granadina como es la casa cueva.

Con medios económicos, se logra ejecutar dos viviendas en este solar de 85m2 y que a priori mostraba unas características tan poco favorables.

Los espacios contrastan por su honestidad. Se observa como la estructura, en forma de placas, genera los planos principales que sirven para formar los espacios de esta casa. En contraposición a este material pétreo se usa la caña para crear los planos auxiliares necesarios -celosías en huecos al exterior y planos de falsos techos-. Por último, el suelo se realiza con un material noble como es la madera. Hormigón, contrapuesto a madera y caña. La combinación de lo artificial frente a lo natural y cuyo carácter se refuerza cuando la luz emana de los lucernarios, momento en el que aparecen juegos de gramajes y texturas, de líneas de sombra.

Al final, la Guarnón es una casa con espacios arropados por la calidez de las decisiones materiales, junto con la luz del sur.

Localización

Granada

Arquitectos

Antonio Luís García-Fresneda, Juan Manuel Zamora Malagón

Fecha de ejecución

2017

Arquitecto Técnico

Francisco Torres Ramírez

Fotografía

Javier Callejas